Los 10 componentes que no pueden faltar en el análisis técnico de tu inversión

Análisis Publicado por: Cristóbal Donoso

10 componentes

¿Cómo detectar una oportunidad en bolsa con análisis técnico? ¿Cómo saber cuándo comprar o vender una acción? ¿Qué gráficos e indicadores usar? Posiblemente te haces estas preguntas si es tu primera vez invirtiendo bajo este método de análisis bursátil.

Para ello, es importante que manejes las herramientas que inversionistas y analistas técnicos utilizan para hacer este estudio de oportunidades de inversión en bolsa. ¿Cuáles son? Los enumeramos a continuación.

 

¿Cómo funciona el análisis técnico?

Es importante que recuerdes que, para realizar este método de inversión, lo único que importa son los movimientos de precios de un activo y cómo este comportamiento predice valores futuros.

 

Es decir, las razones por qué el precio de un activo específico o el mercado en general sube o baja no son importantes para el análisis técnico.

 

Ten en cuenta que el principal supuesto de este método de inversión es que el precio ya incorpora todos los datos que le puedan afectar, desde información macroeconómica, psicología de mercado, hasta la noticia del momento.

 

Así, precio y volumen son las principales variables que ayudan a interpretar la real oferta y demanda de un activo y que determinan su precio.

 

Por ende, todo se resume a las variaciones diarias de la oferta y demanda. Lo único que queda por hacer estudiar ese valor de cotización, explica el principal exponente del análisis técnico y autor de la “biblia” “Análisis técnico de los mercados financieros”, John J. Murphy. Revisa un extracto de la versión en español de su libro en Google Books.

 

¿Cómo hago análisis técnico?

Los analistas técnicos utilizan herramientas, datos e indicadores que ayudan a conocer la cotización y los cambios de valor de un precio. Estos son:

 

1. Gráficos

Son ilustraciones del movimiento de los precios en un período de tiempo específico. Existen diferentes formatos: de líneas, barras, velas, puntos y figuras, histogramas de volumen, línea de interés abierto, entre otros.

Estas herramientas son fundamentales de este método. No obstante, John J. Murphy insiste en que los inversionistas no deben ver a  los gráficos como los causantes de las alzas o bajas de precios, sino como una fotografía de la psicología del mercado en un momento dado.

Asimismo, Reuters indica en su Curso de Análisis Técnico que usar alguno de estos gráficos no es excluyente de otros; cada uno ofrece una perspectiva diferente del precio, así que son complementarios.

 

2. Precio de cierre

Al término de una jornada bursátil, el valor de cada activo es usado para calcular la media, que ya de por sí descuenta toda la información que haya en el mercado.

 

3. Tendencias

Son las trayectorias que siguen los precios, como lo explica Economipedia. Se califican según duración: hay primarias (largo plazo), secundarias (mediano plazo) y menores (corto plazo).

Para que califique como tendencia, las líneas de tendencias deben marcar la dirección que tendría un valor, sostiene Rankia.

Ayudan a identificar niveles de soporte y resistencias, así como otros indicadores importantes de la dirección que tiene el valor del activo. Se caracterizan por ser al alza, baja o lateral.

 

4. Índices

En la teoría del Dow normalmente se hace referencia a que los índices bursátiles se deben confirmar entre sí.

Si un indicador sectorial se mueve en dirección contraria del índice general (en especial de sectores más cíclicos), es una divergencia que alerta sobre eventuales cambios futuros en la tendencia prevaleciente en el momento.

 

5. Volumen y brechas

Es la totalidad de las operaciones financieras de un instrumento financiero en un período determinado de tiempo. Según Dow, el volumen de transacciones de un activo es un componente clave que confirma tendencias de mercado.

Al igual que el movimiento del precio, el volumen también debe seguir la misma dirección para que sea una tendencia.

Por su parte, las brechas, agujeros o espacios en blanco que aparecen en los gráficos (sobre todo de barras), evidencian intervalos en el precio donde no hubo transacciones. Indican inicios, cambios o fines de tendencias.

No obstante, los precios experimentan esos saltos independiente de la gráfica usada.

 

6. Patrones

El análisis técnico busca patrones o pautas de comportamiento en el mercado. Estos modelos o formaciones gráficas representan las repeticiones de la historia del precio y tienen distintos diseños.

Son interpretaciones psicológicas que reflejan cambios o continuaciones en las tendencias prevalecientes. Es decir, si los patrones funcionaron bien en el pasado, se asume que seguirán así en el futuro.

Rankia explica en su Guía de Análisis Técnico para Principiantes que estos patrones pueden marcar un cambio o continuación de una tendencia, o bien una armonía de tiempos.

En jerga de analistas técnicos, se catalogan según el tipo de figura que representan, como por ejemplo “cabeza con hombros”, “taza con asa”, “platillos”, triángulos, banderines, entre otros.

Estas formaciones gráficas son las figuras que adquieren los movimientos de los precios y que indican cambios de tendencia o continuación de ésta.

Estos dibujos pueden tener la forma de diferentes formaciones gráficas, indica Enciclopedia Financiera, como triángulos simétricos, triángulo-rectángulo ascendente o descendente, rectángulo lateral, por mencionar algunos.

 

7. Soporte

También conocido como suelo, es el nivel de precios por debajo del actual. Es una zona de congestión donde se espera una mayor demanda que actuaría como soporte en los precios.

Esa “congestión” viene determinada por la historia de los precios del activo, usualmente porque ya funcionó como soporte o porque en el pasado fue una resistencia relevante que se rompió.

 

8. Resistencia

Es el nivel de precios superior al actual. También se le denomina techo y es opuesto al del soporte.

 

9. Medias móviles

Estos indicadores miden los cambios de tendencia de los precios de cierre del activo, según explica Rankia. Esta medida ocupa promedios de precios y un horizonte de tiempo específico.

 

10. Divergencias

Corresponde a los desequilibrios o diferencias en dirección (tendencia) entre el precio de un activo y el indicador de mercado que mide a ese activo, indica EsBolsa.

Por ejemplo, si el valor de la acción sube, pero el indicador referencial de la bolsa de valores donde ese papel cotiza baja, entonces presentan tendencias en direcciones opuestas.

Hay muchos tipos de divergencias que alertan sobre la salud del movimiento prevaleciente. Algunas son:

  • Precio- Volumen
  • Precio/Sectores
  • Precio-Osciladores

 

En resumen

El análisis técnico es considerado uno de los métodos de inversión en bolsa más lógico y fácil de entender.

No obstante, su verdadera efectividad proviene de la práctica y estudio constante y acabado de los movimientos de los precios de los activos que se cotizan en el mercado de valores.

Por ende, como inversionista debes saber identificar y conocer las herramientas clave que permiten este cálculo.

 

Nueva llamada a la acción

Compartir en

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Suscríbete a nuestro blog